¿Qué es la osteopatía pediátrica?

Ya hemos visto en el apartado de osteopatía, que esta disciplina nos ayuda a diagnosticar y tratar las diferentes disfunciones y problemas de movilidad de los tejidos del cuerpo. Es una técnica no agresiva. Y en el caso de la osteopatía pediátrica, el enfoque es exactamente el mismo: identificar las causas del problema e ir más allá de los síntomas. Es decir, aplicar una visión lo más global posible del tratamiento del niño o bebé.

osteopatia-pediatrica-vitoria-gasteiz-amorrortu-osteopatia

“La osteopatía pediátrica tiene como máximo exponente la prevención. Es decir, tratar de detectar cualquier problema que todavía no sea visible pero que pueda salir a la luz en un futuro, y así evitarlo”

osteopatia-pediatrica-vitoria-gasteiz-zabalgana-amorrortu-osteopatia-bebe-infantil
osteopatia-pediatrica-vitoria-gasteiz-amorrortu-osteopatia-bebe-infantil

Cómo es la osteopatía pediátrica

Osteopatía pediátrica Amorrortu Osteopatía Vitoria-Gasteiz

Hay que tener en cuenta, que el nacimiento de un niño es un proceso ‘traumático’ en sí. A lo largo del mismo, las diferentes partes del cuerpo, como hombros, cadera, cabeza, etc., serán sometidos a diferentes giros, presiones, que en algunos casos pueden requerir de tratamientos a posteriori.  En las ocasiones en las que el parto se pueda complicar, y se debe utilizar instrumental, la posibilidad de que estos problemas se presenten es aún mayor.

Las técnicas que se aplican son suaves e indoloras. Realizaremos una exploración profunda y exhaustiva y explicaremos claramente a los padres/madres cualquier sintomatología que encontremos y cuál es el tratamiento más efectivo. Estos tratamientos son mucho más efectivos cuanto antes se comiencen a realizar. Los bebés pueden ser tratados a los pocos días después del parto. Además los niños no estarán solos en consulta. En este tipo de tratamientos, no solamente puede estar acompañado el niño por un familiar o persona de confianza, es que es absolutamente recomendable.

Indicaciones osteopatía pediátrica

Fisioterapia respiratoria: dificultad respiratoria, catarros, mucosidad, bronquiolitis, pneumonías, atelectasias…

Reflejos primitivos retenidos: enuresis nocturna (niños que se mean), correcciones de la postura (niños que andan de puntillas), ayuda en TDA-H, problemas de aprendizaje…

Pediatría: Tortícolis congénita, deformación del cráneo o plagiocefalia, cólicos, problemas digestivos, respiratorios, trastornos del sueño, displasia de cadera…